Cuando trabajas en educación infantil ( sea el ciclo que sea) hay miles de situaciones que se escapan de entre los dedos cada día.

Este blog intenta resumir diariamente los comportamientos infantiles y los mios propios como profesional de la educación, y aprender de sus logros, frustracciones, deseos, enfados.... y de mis errores.

Laberinto de Susurros hablará de sonrisas, de mordiscos, de miradas, de caricias, de pellizcos, de abrazos, de besos.... todo aquello que por ser susurros y no gritos, se quedan estancados en el olvido.

Espero que os guste.

domingo, 1 de abril de 2012

Llevo mucho mucho tiempo sin escribir en Laberinto de susurros... y es que es muy complicado tener continuidad en esto, que supone mi hobbie, cuando en el trabajo no paras de crear y crear.....

Entre la última publicación y ésta han pasado por mis ojos y mis manos cientas de historias!!!!
En carnaval con el video-película que hicimos a los niños para regalar a los papás con la música de el carnaval de los animales, con fallas construyendo nuestro monumento fallero y los ninot más personales,con fiesta, xaranga y merienda para padres de chocolate y buñuelos..., En pascua:  la mona..... con el jardín en la llegada de la primavera, los teatros, el huerto educativo en el que ahora estamos inmersas...... Más evidentemente todo lo que supone seguir un proyecto educativo...Es un no parar....

Pero creo que la historia que entre todas tiene que prevalecer es la de EL GALLINERO..... Si señores, en la escuela hemos construido ( bueno lo ha construido un papá, nosotras animabamos, moviamos palos, acompañabamos.....) un gallinero de 6 metros.... Y cuando por fín estuvo acabado, una tarde, otro papá de la escuela trajo los animales que iban a vivir en nuestra pequeña granja!!!!

Todos estabamos espectantes, niñ@s y mayores, pegados a la valla, no queríamos perder detalle, primero salieron las gallinas, dos : a las que después llamamos Turu y Leca.

Después salieron dos gallos, eran preciosos, grandes y pequeños entonamos un ohhhhhhhhhh alucinante.
Los gallos aún no tienen nombre... tiene que salir la votación.

Y cuando creiamos que todo había acabado cinco tórtolas empezaron a revolotear por todo el gallinero... la emoción entonces empezó a convertirse en nerviosismo, los niños no paraban de reir, de señalar, de comentar....

Las tortolas lo tuvieron fácil a la hora de encontrar nombre.... son cinco como cinco somos las educadoras y directora de la escuela.. asi que cada una de ellas se llama como cada una de nosotras... Tengo una tórtola que se llama Carol!!! Para diferenciarlas, las cogemos y le atamos un lazo de colores diferentes para saber quien es quien...

Entonces llegaron los papás y las mamás, y todos estuvimos alli contemplando a los animalitos que a partir de ese día iban a vivir con nosotros... Ha pasado una semana, los niños se han familiarizado con las aves.... entramos a darles de comer. Hay de todo claro, niños que corren a dar de comer, niños que tiran el pan entero para salir pronto, niños que se agarran a la jaula, niños que no se rien y rien sin parar porque pican pan bajo sus pies, y quien se repite en voz alta continuamente: no pica, no pica, son buenas, las gallinas son buenas, no pican.......

Pero todos los niños y niñas de la escuela estan deseando que llegue la hora del almuerzo porque después salimos a dar de comer a las gallinas, gallos y tórtolas.

Ha sido y sigue siendo una experiencia inmejorable tanto para las personas que aqui trabajamos, como para los niñ@s que tan felizmente vienen cada mañana a la escuela en la que aprenden y juegan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada